Capítulo 5

“Hijo, espero que te esté yendo bien con la Princesa Kim y que estés cuidando de tu hermano y su pareja. Hoy ha venido MiSun, tu prometida. Le he dicho que estabas de viaje y ha quedado en venir en ocho semanas, así que tienes que estar aquí. Espero que para ese momento puedas traer a la mujer que amas y así romper tu compromiso con la princesa MiSun.”

Siwon leía la carta con preocupación y algo de enojo, pues nunca estuvo de acuerdo en que su padre lo comprometiera antes de nacer, pero lo hecho, hecho estaba. Ahora lo importante era si Rella aceptaría casarse con él. Ocho semanas. Sólo eso tenía para lograr ganarse su corazón. Heechul notó su mirada seria, fija en la carta, así que le dio suaves jalones a su camisa para llamar su atención. Siwon volteó a verlo y Heechul lo miró como preguntándole el motivo de su preocupación.

-   Ah, lo siento, no pasa nada – dijo sonriendo – es sólo que extraño un poco a mi padre, eso es todo ^^

Heechul sonrió, por un momento pensó que Siwon debía regresar a su hogar. Estaba feliz, no se quedaría solo de nuevo, así que se levantó de la banca donde se había sentado mientras Siwon leía la carta y se acercó a él, dándole un tímido abrazo, el cual fue correspondido por Siwon, quien lo abrazó por la cintura. Heechul aprovechó y le dio un delicado y rápido beso en la mejilla antes de sonrojarse y hacer que Siwon se sonrojara. Se quedaron viéndose unos minutos sonriendo mientras aún estaban abrazados.

Tres semanas más tarde, decidieron ir todos al pueblo, incluso Kangin, quien fue convencido por Leeteuk de escapar un rato de sus deberes de rey. Se pusieron ropas sencillas para que no los reconocieran. El pueblo, aunque no estaba decorado de joyas y oro como el castillo, era hermoso, las personas conversaban entre ellas alegremente, con sus sonrisas cálidas, era de noche y las estrellas brillaban en el cielo como pequeños diamantes y la luna llena las acompañaba con su luz sublime y encantadora.

-   Bueno, mis polluelos ¡A divertirse! – gritó Leeteuk con energía al llegar al pueblo

Todos pasearon un rato entre la gente, hasta que Leeteuk y Heechul se alejaron un momento a hablar en privado.

-   Heechul, si hago que todos nos separemos en parejas, tendrás la oportunidad de besar a Siwon – dijo Teukie emocionado

-   ¿Qué quieres a cambio? – preguntó, pues ya lo conocía

-   Quiero que me llames omma, aunque sea esta vez ^^ si no me encargaré de no dejarlos solos u_u

-   Está bien

-   ¿Enserio? *O*

-   Sí, omma U.u ya, vámonos

-   Ah ah, dilo bien, como cuando eras bebé – Heechul puso carita de bebé

-   ¡Omma, Sharanghae! – dijo abrazándolo

-   *----------------* Yo también te amo mi pollito Heechulie – dijo Teukie emocionado dándole un besito en la frente

Siwon vio desde lejos la escena de madre e hija y vio como los labios de Rella se movían. Entonces sí hablaba, pero ¿Por qué sólo con Leeteuk?

-   ¿Es idea mía o Rella acaba de decirle algo a Teukie? – dijo Sungmin

-   Pues sí… pero me hubiera gustado poder oír su voz… - dijo Siwon

-   Bueno, quizás algún día, no te preocupes, cuñadito ^^

-   Cierren la boca que ahí vienen – dijo Kyu

-   Ash pero qué maleducado ¬¬’ – Dijo Sungmin molesto, a lo que Kyu le dio un beso fugaz en los labios – O.O

-   Bueno chicos, ustedes disculparán pero mi koalito y yo queremos pasar tiempo a solas, así que no vemos en el castillo ^^ ah! Por cierto, conejito lindo - A Sungmin - he oído que por allá venden peluches ^^ - dijo Teukie señalando una dirección

-   ¡¿Enserio?! *O* ¡¡¡¡Vamos Kyu!!!! – dijo jalando a Kyuhyun en aquella dirección a gran velocidad

-   Nosotros también nos vamos, Leoncito cuida de mi princesita, por favor, bye! – Kangin y Teukie se fueron dejándolos solos

-   Eee… bueno, ¿Qué quieres hacer? – preguntó Siwon un poco nervioso por la repentina desaparición de sus acompañantes

En eso se escuchó un ruido fuerte, como un disparo y Heechul se asustó, por lo que se aferró a Siwon escondiendo su cara en el pecho de éste. Tenía miedo, pues no sabía que era ese ruido tan extraño. “Tranquila, sólo son fuegos artificiales” dijo Siwon para tranquilizarlo, pero Heechul no tenía idea de qué era eso. De pronto comenzaron a lanzar más y más fuegos artificiales, el ruido era ensordecedor. Heechul temblaba con cada explosión y se aferraba a Siwon como si quisiera traspasarlo. “Confía en mí” dijo Siwon y lo tomó de la mano para llevarlo a un puente que habían pasado minutos atrás. “Mira, es hermoso” le dijo, ya que Heechul escondía su cara. “Míralo, Rella” Heechul descubrió su cara y miro hacia el cielo. Miles de fuegos artificiales, de colores y formas diferentes. Era realmente un espectáculo, quizás celebraban algo. Heechul se quedó atónito ante aquella vista. Siwon sonrió y lo volteó un poco para que quedaran de frente, puso su mano en la mejilla de la princesa y acercó su rostro al de él. Heechul sintió como su corazón dejó de latir por un instante y después latió rápida y fuertemente, sus mejillas se tornaron rojas, se sentía extraño, pero le gustaba esa sensación, sabía lo que pasaría así que cerró los ojos y acercó un poco el rostro. Sintió cómo Siwon posó sus labios sobre los suyos, dándole un delicado pero a la vez apasionante beso. Se sentía tan feliz, que creyó que su corazón estallaría igual que esos fuegos artificiales. Siwon notó que los labios de Rella eran tan suaves y deliciosos. Sabía que era su primer beso, se notaba, sus movimientos eran un poco torpes pero cómo le encantaban esos labios. No quería separarse de ellos, quería quedarse así por siempre.