Capítulo 25

Siwon se encontraba saliendo de la habitación después de una seria charla con Kangin cuando vio a Heechul acercarse desde el pasillo.

-   Heechul… - Heechul lo abrazó

-   Siwon… Si nos casamos, podremos tener sexo cuando queramos, ¿Verdad?

-   Ehh S-sí, supongo, ¿Por qué? – preguntó algo extrañado por la pregunta

-   Entonces, ¿Qué estamos esperando?

-   No te entiendo, ¿A qué te refieres, princesa?

-   Casémonos

-   ¿Qué? ¿En serio? ¿Entonces sí quieres casarte?

-   Sí… - dijo sonriendo – y tener sexo

-   A ver, entonces ¿Sólo quieres casarte por sexo?

-   ¡No! Por supuesto que no. Nos amamos, y esa es la razón por la que quiero pasar el resto de mi vida contigo. Además, yo… quiero que tengamos sexo hasta que quede embarazado

-   ¡¿Quieres tener un hijo conmigo?! – exclamó feliz Siwon

-   Por ahora sí pero, quisiera tener otro después para que se cuiden, ¿Podemos, Siwon?

-   ¡Claro que sí, mi amor! – Siwon lo abrazó emocionado - ¡Tendremos miles, miles de hijos!

-   Dije dos – afirmó Heechul autoritariamente

-   Está bien, dos… - aceptó Siwon

************************************************************

Mientras tanto, Henry y Hannie estaban teniendo su cita pero, como ambos eran algo tímidos no conversaban mucho, sólo se miraban y sonreían con nerviosismo.

-   Ese violín… - comenzó a decir Hangeng

-   ¿Eh?

-   ¿Es tuyo? – preguntó señalando el violín

-   Ah, sí pero, no soy muy bueno… - contestó Henry

-   ¿Podrías tocar algo para mí? Realmente me gustaría escucharte, s-si no te molesta… - dijo con una sonrisa

-   Está bien – Henry correspondió la sonrisa, buscó su violín y comenzó a tocar una hermosa canción.

Hangeng cada vez estaba más encantado, Henry simplemente era hermoso al igual que la melodiosa canción que interpretaba, definitivamente, verlo había hecho que se enamorara perdidamente de aquel chico.

Antes de que Henry pudiera llegar al clímax de la canción, se escucharon sonidos extraños en el pasillo, como personas corriendo y alguien que lloraba. Henry dejó de tocar y ambos fueron a ver qué sucedía. Yesung estaba llorando mientras Donghae y Eunhyuk trataban de calmarlo.

-   ¿Qué pasó? – preguntó Henry

-   Un sirviente nos acaba de decir que Kyuhyun y Zhoumi tuvieron un accidente – dijo Hae

-   ¡¿Qué?!

-   ¡¡CHOU MI, CHOU MI!! ¡¡MI CHOU MI Y MI HEMANITO!! – lloraba sin control Yeye

-   ¡¿Dónde están?! – preguntó escandalizado Henry

-   Los acaban de traer, están en la habitación de Kyuhyun – apenas Eun dijo esto Henry salió corriendo, seguido de Hannie

-   ¡Hae, déjame velosh! ¡Déjame i con ellosh, po favo! – decía Yeye

-   Primero cálmate, Yeye, seguro están bien

-   ¡Quieyo ver a Wookie! ¡QUIERO ESTAY CON WOOKIE! ¡¡WOOKIE!!

-   Está bien, te llevaremos con Wookie, pero intenta no llorar, ¿Sí? – dijo Hae y Yeye asintió con la cara empapada

Los tres fueron a donde se encontraban Kyuhyun y Zhou mi y justo antes de llegar se encontraron con Ryeowook.

-   ¡¡WOOKIE!! – exclamó Yeye lanzándose sobre él en un abrazo mientras los dejaban a solas - ¡Wookie, Mi hemanito! ¡Mi hemanito y mi Chou mi! – gritaba llorando en los brazos de Ryeowook, quien lo separó de sí bruscamente y le dio una bofetada, haciendo que Yeye llevara una mano a su mejilla y lo mirara herido y confundido – Wookie… ¿Po qué? – preguntó con la mejilla algo enrojecida

-   Yesung, ¿Qué crees que haces actuando así? – dijo Wookie seriamente – dos personas importantes para ti están heridas y tú lo que haces es llorar como un niño pequeño. ¡Todos estamos preocupados pero llorar no soluciona nada! – Wookie se acercó a Yesung y puso ambas manos en sus mejillas – en este momento necesito que seas fuerte para que seas capaz de soportar lo que pueda pasar – y lo miró con dulzura - ¿De acuerdo?  - Yesung volvió a abrazarlo con fuerza

-   Está bien… - dijo al oído de Wookie

-   Entonces, ¿Vamos?

-   Sí, vamos

Llegaron a la puerta de la habitación, el Doctor acababa de salir y el Rey se le acercó.

-   ¿Cómo están, Doctor?

-   Bueno, su Majestad, afortunadamente el joven Zhoumi ya recobró la conciencia y no tiene heridas graves, sólo algunos raspones pero,… 

-   ¿Pero? – preguntó el Rey

-   Su Alteza el príncipe Kyuhyun aún está inconciente y recibió un impacto en el cráneo, lo que pudo causar una lesión cerebral

-   ¿Y eso qué quiere decir? – preguntó Siwon

-   Bueno, no sabemos qué daño le pudo causar hasta que despierte, si lo hace

-   ¿Está diciendo que mi hermano puede no despertar nunca? – preguntó Yesung

-   No hay dos casos iguales, así que podría despertar como podría no hacerlo y si lo hace, podría quedar sin habla o sin poder caminar o algo por el estilo, lo siento mucho – esta noticia destruyó el corazón de todos los presentes. Una criada acompañó el doctor a la salida y todos quedaron en silencio. Sólo se escuchaban los sollozos de Yesung, Siwon y el Rey.

-   Entraré a ver a Zhoumi – dijo Yesung

-   Voy contigo – dijo Siwon

-   Y-yo también – dijo Henry y los tres entraron a la habitación. Kyuhyun estaba acostado y Zhoumi sentado a su lado

-   Zhoumi, que bueno que estás bien – dijo Yesung

-   Sí pero, me preocupa Kyu… - dijo Zhoumi abrazando a los chicos

-   Él siempre ha sido un testarudo y un chico muy fuerte, estoy seguro de que va a despertar y estará perfectamente bien, ¿Verdad? – dijo Siwon

-   ¡Claro que sí! Ese niño no es fácil de vencer – respondió Zhou con una sonrisa

-   Me pregunto cómo estaría Sungmin si supiera lo que está pasando… - dijo Yesung

-   Cierto… - dijo Zhoumi - ¡OMG SUNGMIN!

-   ¿Qué pasa, Zhoumi? – preguntó Henry por la reacción del mayor

-   N-no es nada… - contestó, pues no podía decirles que iban en busca de Sungmin, menos delante de Siwon

************************************************************

-   Sungmin… M-minnie… - balbuceaba Kyuhyun con su cuerpo empapado de sudor

-   Aquí estoy, bebé… Kyuhyunnie, estoy aquí contigo… - dijo una voz y Kyu sintió unas cálidas y suaves manos en sus mejillas

-   Sungminnie, l-lo siento… lo siento… - gemía mientras sus lágrimas comenzaban a salir

-   Todo está bien, bebé… - se escuchó de nuevo la voz y las manos se apartaron de su mejilla para juntarse en una de sus manos. Un olor a fresas estaba presente en el aire – Todo está bien… - y la cama donde estaba recostado se sintió más ligera de repente

-   ¡N-no te vayas! ¡Por favor, no te vayas! – exclamó exaltado Kyuhyun, no podía levantarse y sus ojos estaban vendados. De nuevo sintió el peso en la cama, muy cerca de él. Una mano se posó en su mejilla, acariciándola suavemente y entonces Kyuhyun sintió una dulce sensación en sus labios, pues otros labios estaban delicadamente sobre los suyos

-   Adiós, Kyuhyunnie… - y las cálidas sensaciones desaparecieron junto con el olor a fresas

-   ¡¡NOO!! ¡No te vayas, Sungmin! ¡SUNGMIN!

Teukie estaba visitando a Kyu como todos los días cuando de pronto Kyuhyun despertó llorando.

-   ¡Kyuhyun, despertaste! ¿Estás bien? – se acercó rápido al menor, ayudándolo a sentarse en la cama

-   Se fue… Se fue… - gimió Kyu llorando mientras Teukie lo abrazaba

-   ¿Quién se fue, cariño? – preguntó con dulzura como si le hablara a un niño pequeño. Kyuhyun volvió a desmayarse de repente y Teukie extrañado por lo sucedido volvió a acostarlo y secó su cara, pensando en qué pudo haber pasado pero, de repente sintió que Kyuhyun volvía a despertar - ¿Kyuhyun? – Kyu abrió los ojos lentamente y se incorporó mirando a Teukie, que aún estaba sentado en la cama

-   Hyung… ¿Qué pasó? – preguntó desconcertado

-   Zhoumi y tú tuvieron un accidente en el pueblo hace dos días, desde entonces has estado inconsciente… ¿Cómo te sientes?

-   Estoy bien… ¿Y Zhoumi?

-   Él está bien, sólo tuvo unos raspones, ¿Quieres un poco de agua?

-   Sí, por favor – Teukie tomó un vaso de la mesita de noche, lo llenó de agua con una jarra que estaba en el mismo lugar y se lo dio a Kyuhyun

-   Kyuhyun, yo… lo siento mucho, debí haberte dicho que Sungmin podía quedar embarazado…

-   ¿Quién, hyung? – preguntó Kyu alzando una ceja - ¿De qué estás hablando?

-   Hablo de Sungmin, tu ex-novio, yo debí haberte dicho que—

-   ¿Ex-novio? Hyung, creo que estás loco, yo jamás he tenido novio, ¡Ni siquiera novia!

-   Kyuhyun… ¿No recuerdas… a Sungmin?

-   Mmm… - Kyu pensó un momento – lo siento, hyung, no recuerdo a nadie con ese nombre, creo que la vejez está haciendo que veas cosas, deberías ver a un doctor

-   No puedo creerlo, no lo recuerdas… - dijo Teuk preocupado y asombrado – a ver, Kyu, menciona a mi familia

-   Mmm… el Rey Kangin, Heechul, Ryeowook, Hangeng y… tu otro hijo se llama Donghae, ¿No? El que tiene un novio emm… Eunhyuk o algo así

-   Sí, ahora dime el nombre de tus amigos

-   Pues Zhoumi y Henry… hyung, estoy bien

-   Quiero estar seguro, bebé, de que no olvidaste a nadie más. Dime con quién vives en este castillo

-   Con mi padre Gongmin y mi hermano Siwon

-   Y ¿Con quién más?

-   Mmm… ¿Con las sirvientas y el mayordomo?

-   ¡Y Yesung!

-   ¿Quién?

-   ¡Yesung, tu otro hermano!

-   ¿Tengo otro hermano? Hyung, me estás asustando… dime que es una broma, yo no pude haber olvidado a un hermano…

-   Bueno, no es tu hermano de sangre, tu padre lo adoptó hace unos años. Kyuhyun ¿De verdad no lo recuerdas?

-   No… su nombre no me suena conocido…

De repente se escuchó la puerta y entró Zhoumi, primero un poco triste pero sorprendiéndose de ver a Kyu despierto hablando con Teukie.

-   ¡Kyuhyun, despertaste! – exclamó emocionado y corrió a abrazarlo

-   Z-zhou, n-no respiro… - dijo Kyu, pues Mimi lo estaba asfixiando con su gran abrazo

-   Hahaha, lo siento, ¿Estás bien? ¿Cómo te sientes?

-   Estoy bien… - dijo Kyu sonriendo

-   Pero no recuerda ni a Sungmin ni a Yesung – dijo Leeteuk serio

-   ¿Qué? ¿No los recuerdas? – Kyu negó con la cabeza

-   ¿De verdad ese chico Yesung es mi hermano?

-   ¡Sí! Siwon, tú, él y yo nos divertíamos mucho de pequeños y hace poco nos reunimos…

-   Recuerdo a Siwon y te recuerdo a ti pero, ese chico… de verdad no lo recuerdo, Zhou… - dijo Kyu decepcionado – debo ser el peor hermano del mundo…

-   No digas eso, eres el mejor hermano, sacrificaste tu felicidad por la de Siwon – dijo Zhoumi tratando de animarlo

-   ¿Qué dices? – preguntó Kyu confuso

-   ¿Te refieres a lo que le hizo a Sungmin? – preguntó Teuk y Zhoumi asintió

-   Que le hice ¿Qué? A ¿Quién? – Kyu estaba más que confundido

-   Kyuhyun, será mejor que descanses. Teukie y yo le diremos a todos que despertaste para que no se angustien más y llamaré al doctor para que te revise

-   Está bien… - se resignó Kyu, ya habría tiempo para hacer preguntas

Zhoumi y Teuk avisaron a todos en el castillo y de un momento a otro, fueron llegando a la habitación de Kyu, incluyendo al doctor. El Rey lo abrazó fuertemente dejando que algunas lágrimas escaparan de sus ojos al ver a su hijo sano. Después lo abrazó Siwon. Entonces, llegó Yesung y apenas lo vio, corrió a abrazarlo, montándose encima de la cama y sentándose en las piernas de Kyu, que también estaba sentado.

-   ¡Kyu! ¡Depetaste! ¡Hemanito! – Kyu estaba algo asombrado de aquel chico desconocido y por la confianza que tenía al acercarse así a él. Lo separó un poco de su cuerpo - ¿Qué pacha? – preguntó Yeye algo desconcertado

-   ¿Tú… eres Yesung?

-   Shi, y tú ere Kyu – dijo Yeye con una sonrisa y lo abrazó – Te quieyo, hemanito – Yeye se aferró a Kyu y puso su cara en su cuello, oliendo su aroma tan conocido. Le encantaba tener hermanos y tener una familia

-   Lo siento, yo… no te recuerdo… Estoy seguro de que no llevamos bien, eres muy dulce pero, lo siento, no puedo sentir nada por ti ahora… - dijo Kyu un poco triste. Yesung se quedó quieto un instante y se levantó de las piernas de Kyu sin decir nada y su semblante infantil cambió a uno serio. Se paró al lado de la cama

-   Está bien, ya lo harás… - dijo con una sonrisa en un tono tranquilizador acariciando el cabello de Kyu como un amable hermano mayor – De todos modos, yo no soy tu verdadero hermano, es normal que me hayas olvidado a mí – dijo nostálgico

-   No te sientas triste, de verdad no creo que haya sido por eso… - Kyu se sentía un poco culpable

 

-   No hay problema, Kyuhyun, en serio, yo lo entiendo… - dijo Yesung – ahora, si me disculpan, iré a alimentar a mis tortugas – y salió de la habitación de Kyu ante la mirada triste de todos los presentes, pues todos sabían que Yesung era de la familia y no debía sentirse así. El Rey en especial estaba triste de que su hijo se sintiera desplazado, porque Yesung era su hijo a pesar de que no tuvieran la misma sangre.